viernes, 19 de junio de 2009

Así, mejor quédense con sus elecciones.

¿Así cómo? Los partidos y sus políticos no toleran la divergencia, se espantan cuando la gente se mueve para expresar publicamente sus ideas, sobre todo cuando se trata de denunciar ante la gente el pésimo trabajo de estos ladrones profesionales.

Señores políticos, la libertad de expresión es un derecho constitucional, la represión es un delito.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada